EXTRAÑA AMISTAD


PÁGINAS DESDE EL PARAÍSO DE LOS SUICIDAS

Por: Eduardo Catalán

Lo conocí una mañana cuando bajaba desesperado por las escaleras de emergencias. Sus ojos vomitaban fuego.

 

– ¡La mujerrr!… ¿Dónde está la mujerrr?… -, me preguntó como si lo supiera. 

 

Por aquel entonces habían renovado el personal administrativo y la única mujer que faltaba ese lunes era la gerente de la propiedad y lo primero que se me ocurrió fue vincularlo románticamente con mi jefa…  Así empezó nuestra extraña amistad.

 

Ranjim era bronceado y lozano como un bebé. Tenía unos labios purpúreos y agrietados que humedecía maniáticamente con una lengua robusta y amoratada que hacía chasquear entre unos dientes de marfil que resplandecían bajo su bigotazo azabache.  Toda su energía se concentraba en sus penetrantes ojos negros, un par de bolas de fuego que vi fulgurar de picardía, de rabia y de miedo.  Tenía las manos delicadas de un artista y los pies toscos…

Ver la entrada original 1.799 palabras más

Published in: on septiembre 9, 2015 at 10:44 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://yactayo.wordpress.com/2015/09/09/extrana-amistad/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: