Atropello y violación de Derechos en una fría noche de invierno


 

 

Por: Eduardo Catalán

 

 

Hace aproximadamente una semana,  la policía arrestó brutalmente a una persona sin hogar, un homeless, que hambriento y mal abrigado pedía limosna en la puerta de un Seven Eleven  muy cerca a mi casa.   Se trataba de un milenio de unos veintitantos años y que con seguridad  vagaba  huyendo del frío que azota los Estados del Norte.

 

Para tal caso, el Departamento de Policía,  consideró que seis patrullas eran suficientemente necesarias para llevar a cabo el arresto. El delito del que en ese momento era acusado,  se trataba  sólo de un asunto de estética u ornato y, que según me enteré luego,  había sido denunciado por uno de los empleados del establecimiento que temía por su seguridad;  basado únicamente en el lastimoso aspecto que la intemperie, el frío y el hambre daban al infeliz.

 

Tres policías, un hombre y dos mujeres, obesos al extremo,  le advertían que se arrodille bajo amenaza de inmovilizarlo con sus  paralizadores  si no obedecía al momento. Otros tres más, obesos también, presenciaban  con la mano en el arma,  por si acaso el milenio sacara alguna otra para enfrentarlos.

 

Pero el chico, cuya desgracia no sólo se reflejaba en su famélico semblante, sino también en su impotencia y actitud humilde; se puso a disposición de la autoridad sin ningún tipo de  resistencia. Pese a todo, uno de los oficiales, le practicó una violenta voltereta que lo desplomó de cara al piso. Mientras tanto, otros dos más,  subidos encima de él,  le ataban las manos brutalmente con una presilladora plástica. Sin embargo, el chiquillo, continuaba en silencio.

 

Este  triste espectáculo, tardó al menos una hora, mientras vecinos y clientes entraban y salían indiferentes del establecimiento. Algunos, sólo movían la cabeza,  al tiempo que saludaban como aprobando la maniobra policial que sucedía ante sus ojos. Cuando la comitiva de oficiales concluyó su merienda  – que gratuitamente ofrece el lugar  al Departamento de Policía para que responda a sus llamadas de inmediato -,  regresaron  a donde el infeliz continuaba  extendido en el pavimento.

 

Finalmente, lo subieron a empellones a una de las patrullas. Pero mientras esto sucedía, el milenio rompió el mutismo dirigiéndose a una de las oficiales, que bien podría ser su madre,   para rogarle   que por favor no olvidaran de subir también su mochila – una de viajero repleta con su ropa –  y también un vistoso tecladito Yamaha portátil. Pese a que la oficial,  por algunos segundos fijó su mirada en el equipaje del  detenido, ignoró su petición por completo.

 

A los pocos minutos, la comitiva policial se retiró de la escena abandonando allí las humildes posesiones del jovencito. Conmovido por semejante cuadro, sólo atiné a recoger sus cositas y esconderlas debajo de un árbol cercano; pensando que cuando regrese  pudiera encontrarlas a salvo. Luego de cubrirlas con un cartón para que la intemperie no dañara su  tecladito, yo también abandoné el lugar.

 

Como era de esperarse,  al día siguiente, inmerso en mi rutina olvidé el hecho por completo. Sin embargo, anoche regresé a la tienda a comprar algunos cosas y  me acordé de él.   Corriendo fui a ver si el joven había regresado y recogido sus bultos. Pero, tristemente, vi que  continuaban escondidos allí.  Así que, las he recogido  y  traído  a mi casa,  con la esperanza de que voy a volver a encontrármelo para devolvérselas.  Está repleta. No sé que tiene adentro; tampoco quiero saberlo. Sólo encontrarlo.

 

Nota.

En uno de los bolsillos de su mochila acabo de encontrar la dirección de su madre en Michigan y creo que mejor voy a contactarla para que ella lo rescate.

Anuncios
Published in: on enero 19, 2018 at 7:22 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://yactayo.wordpress.com/2018/01/19/atropello-y-violacion-de-derechos-en-una-fria-noche-de-invierno/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: